12 sugerencias de actuación para cambiar tu mundo

Una cultura empresarial sólo existe de verdad si está anclada y apoyada por la mayoría de sus miembros, unidos alrededor de una visión de futuro clara, entendible y estimulante. Y es en el día a día, a través de las relaciones personales y de la forma en que nos comunicamos donde realmente se forja una cultura.

Crear una cultura abierta, transversal, estimulante, ágil y 100% enfocada al cliente (interno y externo), es fundamental de cara al futuro. La transformación digital que vivimos sin base cultural difícilmente dará sus frutos.

Y este proceso de transformación cultural es responsabilidad de todos, no sólo de la dirección, porque beneficiará a todos. El cambio cultural empieza con nosotros mismos, creyendo en ello y luchando por ello. Y si, sé que en muchas empresas está reclamación de cambio cultural desde arriba es más bien testimonial y sobre papel. Muchos de ellos mismos no cumplen con su esencia. También sé que el poder y empujón de las nuevas generaciones de empleados reclamando este cambio cultural desde dentro, junto al empujón del propio mercado, cada vez es mayor y más disruptivo. Pues, créetelo y lúchalo. ¡Todo es una cuestión de actitud, a nivel personal y a nivel profesional!

En este artículo ofrecemos 12 sencillas sugerencias (interrelacionadas) de actuación “Cultural” y de “Mindset”, que se trabaja, se vive y se aprende durante la formación con los caballos, que puedan ser de gran ayuda en este proceso:

1: “Be as soft as possible, but as firm as necessary”, Ray Hunt, Horseman.

Suavidad en las formas y relaciones, sí. Pero firmeza en el momento de corregir, de tomar decisiones u ofrecer ideas también. Sin agresividad o un exceso de emociones, con la cabeza. ¡Defiende tus ideas, exprésate!

2: La confianza y el respeto mutuo forman la espina dorsal de equipos con éxito

Abre la puerta para dar feedback, sin miedo, para poder ser claro y directo, con lo que se gana en eficacia, para proponer ideas, para probar cosas, otra vez, sin miedo. Y este ambiente se crea compartiendo experiencias emocionales. Ábrete, comparte, crea conexión más allá de lo profesional con tus compañeros (Mírate el Project Aristotle, Google).

3: Comunicar con claridad y coherencia es clave

Y comprobar si tu mensaje ha llegado como pretendías, es básico. Malentendidos cuestan eficacia, tiempo y dinero y crean mal ambiente.

4: La comunicación interna: el aceite del motor

Si no es de buena calidad, el motor se quemará. La comunicación tiene que estar omnipresente. Cuando hay dudas, pregunta. Si no sabes algo, pregunta y pide ayuda, no es ninguna vergüenza. Informa, explica, exprésate, ofrece ideas. ¡Habla y aporta! Y la pregunta tonta, la más importante de todas: “No te entiendo, ¿me lo puedes explicar otra vez? ¡Úsala!

5: La comunicación no verbal influye en todo

Tu comunicación no verbal, tu postura, tono de voz, mirada y manera de presentarte habla más que tus palabras. Date cuenta, cuídala e intenta aprender a leer la comunicación no verbal de tus compañeros también.

6: La inteligencia emocional crea conexión

La inteligencia emocional, especialmente la empatía, es un requisito clave a la hora de comunicarte y de trabajar con los demás con éxito. Trabájala. No es fácil, no todos somos “empáticos”. Pero con darte cuenta de su importancia, ¡ya estás dando el primer paso!

7: Observar, escuchar y analizar antes de hablar o de actuar no tiene precio

Tener claro qué quieres conseguir y porqué, te dará más claridad, coherencia, seguridad y rendimiento a la hora de comunicarte. Usa la cabeza, la vida (personal y profesional) no es una tertulia en televisión donde todos gritan a la vez, sin escuchar a nadie, sólo defendiendo sus propias opiniones. Tomate el tiempo para observar y reflexionar.

8: “El feedback es el alimento del campeón”, Ken Blanchard

El feedback siempre tiene que ser constructivo para tener un efecto positivo. Eso no quiere decir que no puede ser crítico o a veces desafiante. ¡Lo necesitamos! Su aceptación depende de la forma de expresarte que eliges y el grado de confianza y respeto mutuo que existe en el equipo. Y… ¡mirarse siempre a los ojos! La persona que tienes enfrente es una persona, como tú.

9: El reconocimiento es la fuente de energía positiva más rentable del mundo

• No cuesta dinero

• No requiere talento

• Tiene un alto rendimiento asegurado

Pero….

• Tiene su momento exacto

• No hay que abusar de ello porque perderá valor

• Si desde arriba no te lo dan, tu sigue dándolo, ¡tu entorno te recompensará!

10: Sólo 5 minutos de reflexión al final del día para mantener el rumbo

· ¿Qué he hecho? ¿Porque lo he hecho? ¿Cómo lo he hecho?

· ¿Era necesario? ¿Era inspirador? ¿Era eficiente?

· ¿Cómo me he expresado hacia los demás?

· ¿Cómo he reaccionado recibiendo feedback de los demás?

· ¿Qué podía haber hecho mejor?

11: ¿Y mañana, qué botón activarás?

¿El botón verde, de la mente positiva? ¿El botón rojo, el de la defensa y sobrevivencia personal, o el botón azul, el de la zona del confort? (mírate este artículo: https://www.linkedin.com/pulse/qu%C3%A9-bot%C3%B3n-activar%C3%A1s-ma%C3%B1ana-peter-van-dommele/

12: Todos podemos aportar más

Todos podemos ser creativos e innovadores a nuestro propio nivel en la empresa. Y ya verás…incluso más allá. La creatividad no es dominio exclusivo de nadie. Cuando como profesional dominas tu trabajo, te abrirá un abanico de posibilidades para explorar nuevos caminos y maneras de hacer las cosas. Inténtalo, es una cuestión de actitud positiva, valentía y proactividad.

………………………………¡Créetelo!……………………………………..

Peter van Dommele